The Largest Marijuana March Ever? 150,000 Protest in Buenos Aires!

Janet News

más de 200.000 manifestantes
en 19 ciudades de Argentina

MMM 2014

The organizers of the Argentine Global Marijuana March are reporting that 150,000 people showed up in the capital, Buenos Aires, Saturday to march from the Plaza de Mayo to the Plaza de Congreso. The masses marched under the banner

“No Jail for Cultivation — Regulate Cannabis Now!”

Buenos Aires (C.A.B.A.)

más de 150.000 manifestantes

 

NO MAS PRESOS POR CULTIVAR
¡regulación del cannabis ya!

  • AUTOCULTIVO: Por el inmediato fin de los allanamientos, detenciones y procesos penales a cultivadores de cannabis
  • REGULACIÓN: Por la regulación de los Clubes Sociales de Cannabis para el acceso al cannabis y sus semillas
  • TENENCIA: Por el urgente cese de las detenciones y procesos penales a los usuarios por la simple tenencia de sustancias psicoactivas prohibidas
  • MEDICINAL E INDUSTRIAL: Por la autorización estatal de los usos medicinales e
    industriales del cannabis y su investigación científica
  • SALUD: Por la aprobación de una ley de atención pública, universal y gratuita de los problemas asociados al uso de sustancias
  • LEGISLACIÓN: Por la urgente modificación de la ley de drogas
La Marcha Mundial de la Marihuana es un evento que se realiza desde 1999 de forma simultánea y autónoma, el primer sábado de mayo de cada año, en ciudades de todo el mundo. El objetivo es realizar un reclamo común que evidencie la cantidad de personas que exigen normalizar la situación de la planta de cannabis y terminar con la criminalización y persecución de sus usuarios y cultivadores. Teniendo en cuenta las particularidades propias de cada país, en las distintas manifestaciones se reclama desde el cese de las detenciones, los procesos penales o las multas a usuarios y cultivadores, hasta el reconocimiento de los usos medicinales e industriales del cannabis y la regulación del acceso al mismo. En Argentina, en 2013 se manifestaron más de 100 mil personas en 20 localidades.

Article originally from Stop the Drug War